Mostrando entradas con la etiqueta bambú. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta bambú. Mostrar todas las entradas

sábado, 4 de enero de 2014

Dracaena sanderiana, bambú de la suerte

La dracaena sanderiana, pese a ser conocida popularmente como bambú de la suerte, no pertenece a la familia botánica de los bambúes sino a la familia de las nolinóideas. Son plantas monocotiledóneas, que crecen en forma arborescente en su habitat natural, si bien para su uso ornamental suelen seleccionarse tallos únicos de entre 30 y 50 cms. de longitud. Suele comercializarse en floreros estrechos con agua en vez de sustrato o tierra. En ese caso se tendrá que mantener el nivel de agua unos 2 centímetros por encima de las raices superiores y cambiar el agua cada una o dos semanas. Al ser la drácena sanderiana originaria de las zonas tropicales del África central se debe mantener a temperaturas moderadas, ni mucho frio en invierno ni mucho calor en verano ya que sinó las hojas y la parte superior del tallo se pondrán amarillas o marronáceas. La luz es mejor que sea indirecta pero abundante.

mambu de la suerte en agua

La peculiar forma retorcida de los tallos del bambú de la suerte la hacen ser muy utilizada como planta ornamental.

dracaena sanderiana

También es una planta muy utilizada en Feng Shui.

plantas para feng shui


En invierno, se ha de tener cuidado de no colacar a nuestra drácena cerca de los radiadores de la calefacción a mucha potencia o se nos quejará:

bambu retorcido en espiral

Por lo demás, el bambú de la suerte es una planta que no requiere de muchos cuidados especiales.




viernes, 12 de julio de 2013

Phyllostachys aurea, bambú

El bambú es una planta de hoja perenne perteneciente a la família de las gramíneas. Procede de Asia, y llegó a Europa de mano de los exploradores portugueses en el siglo XVI aunque Marco Polo ya hablaba de ella en las descripciones de sus viajes por Oriente. Hay muchas especies de bambúes, desde las pequeñas que crecen en formas herbáceas hasta las leñosas que forman grandes tallos que pueden llegar a más de 30 metros de altura y que forman auténticos bosques. Pero lo que hace tan peculiares a los bambúes es su velocidad de crecimiento. Se dice que el bambú es la única planta que puedes ver crecer, ya que hay especies que pueden crecer hasta cinco centímetros en una hora. También es muy conocido como material para la elaboración de múltiples utensilios, desde objetos decorativos hasta elementos para la construcción. Los tallos de bambú de algunas especies son tan resistentes como el acero, lo que hace que en China sean muy utilizados para hacer andamios o incluso se construyan viviendas enteras de éste material.
También es una planta utilizada como alimento, ya que sus brotes tiernos se utilizan mucho en las cocinas orientales.
Los bambúes no son plantas muy exigentes en cuanto al tipo de suelos que necesitan y suelen prosperar bien en casi cualquiera, aún así, prefieren los suelos bien drenados y aireados. Al ser una planta de rápido crecimiento necesitan un aporte de nutrientes constante, y es conveniente fertilizarlos periódicamente con abonos ricos en nitrógeno.
Al proceder originariamente de zonas húmedas también necesitan un aporte de agua frecuente, aunque la tierra ha de estar húmeda y no encharcada. Por ello es importante preparar en sus macetas una primera capa de material drenante y no poner un recipiente debajo de la maceta que retenga el agua. Aunque soportan muy bien las bajas temperaturas del invierno es conveniente protegerlas de las heladas y tenerlas en zonas lo mas luminosas posibles.
La floración es un fenómeno difícil de ver, ya que la mayoría de especies de bambúes tienen ciclos de floración de decenas de años. Además, en muchas especies, la floración comporta la muerte del bambú.
En cuanto a su reproducción, en la naturaleza la mayoría de los bambúes se propagan mediante los estolones que le surgen a la planta de las bases de los tallos del bambú. Podemos separar fácilmente uno de estos estolone y transplantarlo, creándo una planta hija de la original. También podemos reproducir nuestros bambúes mediante los rizomas de la planta. Los rizomas son los tallos subterráneos de la que van surgiendo yemas que crean los brotes que crecen verticalmente dando lugar a las cañas del bambú. Estos rizomas crecen constantemente y con una gran efusión, llegando a colonizar todo un jardín en cuestión de poco tiempo. Es por ello que se venden una especie de redes contenedoras para rizomas, aunque también podemos construir nosotros mismos unas barreras que controlen la propagación de las raíces sin gran complicación. La multiplicación de los bambúes por semilla es un método muy poco utilizado debido a la facilidad con que se puede multiplicar la planta por rizomas o incluso por esquejes de un tallo.

tipo de bambú Phyllostachys aurea

De los nudos del tallo del bambú salen las ramas con las hojas.

bambu dorado o Phyllostachys aurea

El nuevo brote de bambú surge a la superficie protegido por unas hojas protectoras que se caen al cabo de unos dias.
 
tallos de la planta del bambu

El color dorado de los tallos de esta espécie de bambú es la que le da el nombre a la Phyllostachys aurea.
 
cultivo de bambú en maceta

 Detalle de las hojas de la Phyllostachys aurea.

cultivo de bambues

caña de bambu

Tras un periodo de inactividad, los nuevos brotes crecen con más fuerza y rapidez.

nuevos brotes de bambu en maceta

El diferente grosor de los tallos nos indican su diferente edad.


El motivo del rápido crecimiento de los bambúes es que los brotes, que en su interior están huecos, aparecen segmentados por sus nódulos definitivos; al recibir los nutrientes de las raices se alargan entre nudo y nudo sin tener que crear nuevas segmentaciones.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...